Thursday, February 18, 2010

Desde mi Alacena I / Huevo pasao por agua


Desde mi Alacena I

Aún recuerdo la primera vez que cociné algo, y ha llovido mucho desde entonces. Recuerdo que era niño cuando escuché a alguien hablar sobre el famoso "huevo pasao’ por agua". La primera vez que lo escuché, la frase se quedó grabada en mi mente y me llenaba de curiosidad. Semanas después de escuchar aquella frase y luego de debatir conmigo mismo si lo intentaba hacer o no, decidí darle una oportunidad a ese misterioso y ya famoso "huevo pasao’ por agua". Mi lógica infantil me decía que sólamente necesitaba dos elementos: agua y un huevo. Comencé a hervir el agua, rompí la cáscara y tiré el huevo en aquella caserola. No era de esperarse que el albúmen estuviese flotando como una telaraña en perfecta formación. Aquello parecía un verdadero desastre ecológico a pequeña escala. Y ahí estaba yo, con mi cara sumergida entre los vapores que emanaba la caserola mientras pensaba: “¿ Qué carajo es esto?” En ese momento sentí una presencia extraña sobre mi hombro derecho. Sorprendido y un tanto nervioso me giré a ver qué era; eran mis dos hermanas obsevándome, calladas y de brazos cruzados. Ambas tenían dibujada en sus bocas una media sonrisa, un tanto malévola por cierto, y me preguntaban: “¿ Qué es lo que haces?” Inocentemente les respondí: “Un huevo pasao por agua!” Lo próximo que sentí fue una explosión de risas y carcajadas que retumbaban en mi cabeza y alrededor de aquella rectangular cocina. Ahí quedé yo, mirando hacia arriba mientras mis hermanas corrían con sus carcajadas a contarles a todos sobre mi “faux-pas” culinario. Yo las seguía con la vista, sin idea de lo que había sucedido y seguía dándole la espalda a la caserola que ya había quemado lo que quedaba de yema. Demás está decirles que éste fue tema de conversación familiar por muchos años y provocador de muchas más burlas y carcajadas. Al menos ese día aprendí mi lección; que ya no recuerdo cual es,(!), pero sí les puedo decir que hoy en día puedo apreciar el valor de una receta,
Ah!,y casi se me olvida compartir que lo que hice ese día no estaba del todo mal porque ese proceso se llama un "Poached Egg". Así que a mis hermanas les digo hoy en día que si no se hubiesen reído tanto tal vez les hubiese confeccionado unos "Eggs Benedict". Ahora me río yo! Ja!

1 comment:

  1. que linda esta memoria. gracias por compartirla.

    ReplyDelete